Cuchillos Canarios El Pete nace a principios del año 2017 en Guamasa, un pueblo situado a pocos kilómetros de la ciudad, Patrimonio de la Humanidad, de San Cristóbal de La Laguna.

Un pequeño taller en el que empezamos encabando hojas de cuchillos canarios realizadas en la hermana isla de Gran canaria para, al poco tiempo y tras varios cursos de forja tradicional realizados en la Escuela de Herreros Ramón Recuero de Toledo, empezar a elaborar también las hojas de los cuchillos que se encaban en nuestro taller.

Nuestra visión está muy vinculada al trabajo tradicional de la cuchillería canaria, legado traspasado por maestros artesanos que han hecho del cuchillo canario un referente a nivel mundial. Por otro lado tenemos especial sensibilidad con el medio ambiente, reciclando materiales para la elaboración de los cabos y de algunas hojas, y nuestros residuos tienen un tratamiento respetuoso con el entorno.

Casi el cien por cien de la materia prima para elaborar los cabos es orgánica y los metales que se usan para las incrustaciones es recuperado de piezas que ya no están en uso.

CUCHILLOS CANARIOS EL PETE

Los cuchillos de EL PETE han sido elaborados siguiendo las técnicas tradicionales de la cuchillería canaria.

Se han usado cuernos de animales de las islas y las incrustaciones se hacen con níquel de monedas de las antiguas pesetas, latonados provenientes de vainas de bala o metales nobles conseguidos en la isla.

Con nuestro trabajo artesanal intentamos siempre dar la máxima calidad, manteniendo la producción muy vinculada a la tradición.

Tal y como nos enseñaron los ancestros generamos procesos de trabajo “slow” y respetuosos con el medio ambiente. 

Con la compra de estos cuchillos colabora no sólo con el mantenimiento de la artesanía tradicional canaria, sino apoyando la economía local de las islas.

El cuchillo canario, o “cuchillo de cabo piezas” se ha convertido en una de las piezas fundamentales dentro de la artesanía tradicional canaria.

LA HOJA

Forjada en fragua de carbón, tradicionalmente se hacía con metales reciclados de herramientas viejas o ballestas de la suspensión de vehículos. Hoy en día se usan aceros especiales para cuchillería. En la unión de la hoja con el cabo (colchón) es donde los artesanos ponen su firma.

EL CABO

Es el proceso más laborioso y el que lleva más horas de dedicación, por lo tanto es el que define el tipo de cuchillo y marca la diferencia tanto en calidad como en precio entre un cuchillo y otro. Se cortan pedazos de cuerno, se redondean y se empiezan a “dibujar”. Para ello se hacen cortes con una sierra muy fina y en esa incisión se incrusta una lámina de metal, que formará cada una de las líneas de los dibujos que veremos en el cabo. 

Una característica del cuchillo canario es que su hoja se le puede cambiar ya que el cabo está ajustado a presión, sin ningún elemento adhesivo, siendo así el cabo el que da al cuchillo el valor emocional tan grande que tiene en la población canaria.